Himenea

"Confieso que peca y yerra / la que suele procurar / que no gozen ni gozar / lo que ha de comer la tierra."

B. de Torres Naharro

La apuesta por una concepción del amor vitalista y sensual que Torres Naharro realiza en la Himenea (1517), fue censurada y apartada de los escenarios renacentistas al tiempo que surgía otra visión del amor, vinculada al honor, que determinará la producción dramática del siglo de oro. Esta visión del amor que Torres Naharro defiende, y que contrasta tanto con el idealismo amoroso del renacimiento, como con la honra como principio regulador de las comedias del siglo XVII, abandonará los escenarios a su pesar. 

Nuestra perspectiva se articula a través de un diálogo entre las formas renacentistas (texto y escasos indicios de representación) y las formas de representación y significación actuales. El eje de la investigación consiste en extraer la acción implícita, sugerida o posible (imaginada a partir del material textual) que se encuentra en la fábula -no ya sólo en el texto-, a través del juego escénico del actor.

Crítica

ABC Valladolid 21/05/2010

Julia Amezúa

El estreno de “Himenea” ha llegado a Valladolid de la mano de una nueva compañía teatral, dirigida por Ruth Rivera, quien además interpreta a la protagonista. En esta pieza de Torres Naharro, se plantea el amor de Himeneo por Febea, a quien ronda con ayuda de sus criados, hasta que ella le abre puerta y favores. Sin embargo, tanto amor se trunca, pues el hermano de la dama irrumpe con la espada, dispuesto a matar a los dos tórtolos. Y lo hubiera hecho, de no ser por el ingenio de Febea, sorprendente mujer que reclama su derecho a amar, sentir y relacionarse, sin pedir permiso a nadie. Y que, para más provocación, piensa, sabe hablar y se sale con la suya.

En un primer trabajo escénico y además de una obra renacentista, lo previsible es estrellarse; sin embargo, la fuerza de Febea contagia a Rivera y compañía, quienes resuelven con éxito esta propuesta arriesgada de un texto del siglo XVI, que experimentados directores de clásico esquivan. El resultado es un montaje cuidado en su conjunto, desde la escenografía sencilla, que da juego escénico con las puertas y celosías, al uso adecuado de la luz y a la inclusión de la música que subraya la ironía. La puesta en escena fluye con ritmo ágil y capta el interés del espectador. Especialmente logradas están las escenas finales, con la irrupción del marqués en la alcoba y la tensión creada con Himeneo escondido.

(...) Los actores se mueven con desenvoltura. Carlos Pinedo es un brillante y sólido Marqués. Ruth Rivera crea un personaje femenino con garra, muy rico en palabra y gestos. Destaca como gracioso, chispeante y vivaz, Jaime Rodríguez. Muchos y muy merecidos aplausos.

Equipo artístico

Intérpretes
Luis Heras / Ruth Rivera / Carlos Pinedo / Raúl Escudero / Inés Acebes / Alba Frechilla / Pablo Rodríguez / Jaime Rodríguez / Javier Ferrero

Diseño de vestuario y escenografía
Mario Pérez Tápanes

Realización de vestuario
Isabel Martínez / María Luz Martínez

Realización escenográfica
FR Producciones

Diseño de Iluminación
Javier Martín del Río

Fotografía
Marta Vidanes

Ayudante de dirección
Jaime Rodríguez

Dirección
Ruth Rivera

AÑO 2009